Related topics

Alemania suspende garantías de negocios con Irán

December 23, 2022 GMT

BERLÍN (AP) — El gobierno alemán anunció el viernes la suspensión formal de las garantías a los créditos a las exportaciones y a las inversiones en negocios en Irán debido a la represión de las protestas en ese país.

El Ministerio de Economía dijo que también suspendió otros “formatos económicos”, así como un diálogo sobre asuntos de energía en vista de la “situación muy grave en Irán”.

Las garantías a los créditos a las exportaciones protegen a las empresas alemanas de las pérdidas cuando no les pagan las exportaciones. Las garantías a las inversiones protegen las inversiones directas de empresas alemanas del riesgo político en países donde las efectúan.

El ministerio dijo que el uso de esos instrumentos financieros para los proyectos en Irán estuvo suspendido durante décadas hasta una “breve etapa de apertura” a partir de 2016 como resultado del acuerdo de Irán con las potencias mundiales, incluida Alemania, sobre su programa nuclear. Dijo que se otorgaron o prorrogaron garantías para algunos proyectos durante ese período, pero que no ha habido otros nuevos desde 2019.

El gobierno alemán ha resuelto “suspender totalmente” las garantías, añadió, y solo otorgará exenciones cuando existen razones humanitarias contundentes. El comercio germano-iraní sumó 1.760 millones de euros (casi 1.900 millones de dólares) en 2021 y 1.490 millones de euros en los primeros nueve meses de este año, informó el ministerio.

En setiembre estallaron protestas masivas en Irán tras la muerte de Mahsa Amini, de 22 años, cuando estaba detenida por la policía de la moral por presunta violación del código de vestimenta femenina. Estas han reclamado el derrocamiento del régimen de los clérigos y las autoridades han reprimido las manifestaciones.

Estados Unidos y la Unión Europea han impuesto sanciones adicionales a Irán por la represión brutal, así como el envío de cientos de drones a Rusia para la guerra en Ucrania. El mes pasado, una reunión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU impulsada por Alemania condenó la represión y creó una comisión independiente para recabar información.