Related topics

    Detención de líder opositor eleva la tensión en Bolivia

    December 28, 2022 GMT
    ARCHIVO - El líder de la oposición Luis Fernando Camacho levanta el pulgar fuera del palacio presidencial en La Paz, Bolivia, después de que el presidente Evo Morales anunciara su dimisión a la presidencia el domingo 10 de noviembre de 2019. Las autoridades del gobierno dijeron el miércoles 28 de diciembre de 2022 que Camacho había sido aprehendido y detenido por la policía. (AP Foto/Juan Karita, Archivo)
    ARCHIVO - El líder de la oposición Luis Fernando Camacho levanta el pulgar fuera del palacio presidencial en La Paz, Bolivia, después de que el presidente Evo Morales anunciara su dimisión a la presidencia el domingo 10 de noviembre de 2019. Las autoridades del gobierno dijeron el miércoles 28 de diciembre de 2022 que Camacho había sido aprehendido y detenido por la policía. (AP Foto/Juan Karita, Archivo)

    LA PAZ, Bolivia (AP) — La policía detuvo el miércoles al gobernador de la región de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, principal opositor del gobierno de Luis Arce, quien lideró hace un mes un paro de 36 días para exigir que el censo de población se haga en 2023 y que su región pueda tener más peso político. Camacho tiene varios procesos penales abiertos en su contra.

    “Informamos al pueblo boliviano que la policía ha dado cumplimiento a la orden de aprehensión en contra del señor Luis Fernando Camacho”, confirmó escuetamente el ministro de Gobierno, Carlos Eduardo del Castillo, en su cuenta de Twitter.

    No se dio información oficial sobre los cargos con los que se justificó judicialmente la detención, que fue ordenada por la Fiscalía. La captura de Camacho derivó en un aumento de la tensión política en el país y fue rechazada por otros líderes opositores.

    En un comunicado la Gobernación de Santa Cruz dijo que Camacho “ha sido secuestrado, en un operativo policial absolutamente irregular, y llevado con rumbo desconocido”. Para el expresidente centrista Carlos Mesa se trató de un “secuestro violento e ilegal”.

    ADVERTISEMENT

    El abogado Martín Camacho declaró al diario de Santa Cruz El Deber que su cliente fue interceptado en su coche por la fuerza por agentes policiales cuando regresaba a su domicilio pasado el mediodía del miércoles. Según el defensor, Camacho era trasladado a La Paz para responder a los requerimientos en su contra.

    Camacho es líder de la alianza opositora Creemos y en el último tiempo ha pasado a convertirse en el principal opositor del presidente Luis Arce. En noviembre lideró un paro en contra del gobierno de Luis Arce para exigir que el censo de población se realice en 2023 para permitir que su región tenga más escaños en el legislativo y con ello mayor fuerza en las decisiones políticas del país.

    El gobernador de Santa Cruz, provincia considerada la locomotora económica del país y reducto de la oposición, tiene acusaciones por sedición, conspiración, terrorismo, daños a bienes públicos, traición a la patria e, incluso, una por violación ocurrida hace tres décadas.

    El político derechista ha rechazado antes las acusaciones, impulsadas por el gobierno y por el oficialista Movimiento al Socialismo (MAS). Ha denunciado “persecución política” en su contra y ha evitado comparecer a las citaciones de la Fiscalía alegando falta de garantías.

    ADVERTISEMENT

    El propio presidente Arce acusó antes de Camacho de liderar a poderosos grupos de la derecha para desestabilizar a su gobierno.

    Seguidores del gobernador detenido impidieron el miércoles la salida de vuelos desde Santa Cruz ante rumores de que fuera trasladado a La Paz. Organizaciones civiles de Santa Cruz que respaldaron la protesta en esa región del oriente estaban reunidos en miércoles para decidir medidas de presión.

    Desde su región, dirigió masivas protestas que obligaron a dimitir en 2019 al presidente Evo Morales, tras unas elecciones fallidas señaladas de fraudulentas por la Organización de Estados Americanos (OEA). Morales buscaba un cuarto mandato consecutivo en esos comicios.

    ADVERTISEMENT

    La oposición ha denunciado persecución en contra de los líderes opositores que encabezaron la revuelta de 2019, entre ellas, la presidenta interina Jeanine Áñez que fue condenada a diez de prisión por esos hechos.

    El estallido social de entonces cobró la vida de 37 manifestantes y sumió al país en la más grave crisis política de los últimos años.